• English
  • Français
  • Català
  • Português
+34 954 930 980
  • English
  • Français
  • Català
  • Português

papelSi hay un material imprescindible en las fábricas de Grupo Lappí, ése es el papel, una de las materias primas protagonista en la impresión de etiquetas, ya sean autoadhesivas o de cola.

A pesar de su extendido uso no sólo en la industria, sino en nuestra vida cotidiana, hay aspectos sobre este material que no conocemos o no tenemos en cuenta. Y lo que es peor, existen algunos mitos sobre el papel que están muy lejos de la realidad.

Para conocer algunas ventajas de este material y desterrar viejos mitos, os dejamos 10 apuntes sobre el papel que consideramos de gran importancia y que hemos extraído de Gracias Papel.

  1. La deforestación está disminuyendo.
    Según la FAO (Global Forest Resource Assessment 2010), el ritmo de deforestación global decrece. Es decir, la pérdida de bosques es menor en los últimos años. Hemos pasado de perder 8,3 millones de hectáreas anuales en la década de los 90 a 5,2 millones en el periodo 2000-2010.
  2. En Europa y España los bosques crecen.
    Entre 2000 y 2010, en Europa hemos tenido 700.000 hectáreas más de bosque al año. En España, hemos pasado de las 18,8 millones de hectáreas en 1990 a 18,2 millones en 2010, según la Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal del MAGRAMA.
  3. Las plantaciones de papel ayudan a incrementar la superficie forestal.
    Nada más lejos de la realidad que la creencia de que para fabricar papel se destruyen bosques. Para hacer papel no se utiliza madera noble. La madera para papel se cultiva en plantaciones forestales y es de especies de crecimiento rápido, como eucalipto y pino. Según ASPAPEL, el sector papelero español fabrica anualmente unos dos millones de toneladas de celulosa, para lo que utiliza unos seis millones de metros cúbicos de madera de eucalipto y pino cultivados para este fin en plantaciones forestales.
  4. Las plantaciones de árboles para papel son ecológicas y sostenibles.
    Estas plantaciones se realizan en terrenos baldíos debido el abandono de cultivos agrícolas, de manera que la superficie arbolada aumenta. Como las especies utilizadas son de crecimiento rápido, es posible obtener la mayor cantidad de madera en la menor superficie posible. Además, este tipo de plantaciones son grandes sumideros de CO2, que ayudan a frenar el cambio climático. En España llegan a almacenar hasta 32 millones de toneladas de CO2 equivalente y se gestionan sosteniblemente, asegurando el mantenimiento de sus funciones ecológicas, sociales y económicas, según el Ministerio de Agricultura.
  5. Las papeleras son fábricas medioambientalmente eficientes.
    Desde siempre se ha descrito a las fábricas de papel como muy contaminantes. Sin embargo, actualmente el 97% de la producción total del sector en España se realiza bajo Sistema de Gestión Medioambiental (ISO o EMAS). ASPAPEL habla de eficiencia energética (la energía eléctrica que necesitan se produce en plantas de cogeneración al lado de las fábricas), eficiencia en el uso del agua (en el proceso papelero, sólo un 5% del agua empleada se consume. El 95% restante se devuelve depurada) y eficiencia en la gestión de residuos del proceso (el 77% de los residuos del proceso se valorizan: valorización energética, uso directo agrícola, compostaje, industria cementera, cerámica y otras industrias).
  6. La industria papelera es una industria desarrollada y de futuro.
    Las bio-industrias que, como la papelera, a partir de materias primas naturales y renovables fabrican productos reciclables y con una menor huella de carbono son las industrias del futuro. El próximo paso será convertir estas fábricas en biorrefinerías que, a partir de madera y de fibra reciclada fabricarán celulosa, papel y cartón, bioenergía y biocombustibles, biocomposites y toda una serie de nuevos productos a base de fibra forestal.
  7. El papel no es un producto del pasado.
    Los bioproductos renovables, reciclables y biodegradables como el papel son los que demandan cada vez más los consumidores. Según encuestas realizadas por el sector, el 91% de los consumidores no se imagina su vida sin papel y está dispuesto a utilizar productos nuevos elaboradas a partir de esta materia prima. ASPAPEL habla del futuro de este producto con la fabricación de una “nueva generación de bioproductos de fibra de madera” como textiles, cosméticos, pinturas y barnices, aislamientos, composites, etc.
  8. El papel no es más contaminante que otros productos.
    Está demostrado que la huella de carbono del papel es inferior a la de otros materiales. Algunos datos como los que hemos recopilado de Graciaspapel lo demuestran: La huella de carbono de las bolsas de papel es la mitad que la de las bolsas de plástico. Si España sustituyera los embalajes de plástico reutilizables por embalajes de cartón ondulado, rebajaría las emisiones anuales de CO2 en 133.480 toneladas. La lectura de un periódico en papel tiene menor impacto en el calentamiento global que la lectura de noticias en internet durante 30 minutos.
  9. Los embalajes de papel y cartón tienen más ventajas.
    Según encuestas realizadas por el sector, el 93% de los consumidores consideran que los envases de papel y cartón son los más ecológicos. Éstos son naturales, renovables, reciclables, biodegradables y se producen con tecnologías cada vez más limpias, por lo que reducen el impacto ambiental.
  10. La industria papelera española es el segundo mayor reciclador de Europa, sólo por detrás de Alemania.
    Según datos de ASPAPEL, en España recuperamos más del 70% del papel que consumimos. Esta cifra ha ido aumentando en los últimos años, pasando de las 1,7 millones de toneladas recogidas en 1990 a las 4,3 de 2013. Así, la industria papelera nacional es líder europeo en reciclaje: por cada 10 kilos de papel que se fabrican en España, se utilizan como materia prima 8,3 kilos de papel usado (hay que tener en cuenta que para la producción de papel, un porcentaje de la materia prima debe ser fibra virgen y no reciclada).