• English
  • Français
  • Català
  • Português
  • English
  • Français
  • Català
  • Português

etiquetas productos peligrosos

En las etiquetas de los productos químicos o considerados peligrosos, ya sean etiquetas adhesivas, etiquetas de cola o sleeves, por ejemplo, podemos encontrar toda la información que resume las pautas a seguir para el adecuado almacenamiento y manipulación de este tipo de sustancias. Es importante tener en cuenta que pueden surgir problemas y riesgos para la salud o medioambientales si no entendemos o no sabemos interpretar los símbolos que se encuentran en estas etiquetas.

Es obligación del usuario conocer los diferentes símbolos que se utilizan en las distintas etiquetas y también es obligación del fabricante proporcionar etiquetas que, según la normativa vigente, permitan utilizar dichos productos tomando las medidas de precaución necesarias.

En Grupo Lappí tenemos clara la importancia de este tipo de etiquetado. Por ello, vamos a intentar aclarar en este post qué información contienen y cuál es el significado de las etiquetas de este tipo de sustancias, muchas de las cuales salen de nuestras plantas de producción a diario, como es el caso de etiquetas de detergentes o de productos de limpieza en general.

El Reglamento CLP de la Unión Europea es el encargado de garantizar una información clara de los riesgos que presentan las sustancias peligrosas a los usuarios por medio de su clasificación y su etiquetado. Según este reglamento, las etiquetas de los productos químicos y/o peligrosos deben contener las siguientes informaciones:

  • Nombre, dirección y teléfono del proveedor
  • Cantidad de la sustancia peligrosa o mezcla de la misma contenida en el envase
  • Identificadores del producto
  • Pictogramas de peligro, palabras de advertencia, consejos de prudencia e información suplementaria, según la legislación adicional.

Estos pictogramas de peligro a los que se refiere el reglamento son las imágenes que encontramos en las etiquetas que incluyen un símbolo de advertencia y colores específicos. Su objetivo es proporcionar información sobre el daño que una sustancia puede causar a la salud o al medio ambiente.

El Reglamento CLP ha introducido cambios en estos pictogramas para que estén en consonancia con el Sistema Globalmente Armonizado de las Naciones Unidas. Los nuevos pictogramas tienen forma de rombo de color rojo con el fondo blanco.

Éste es el significado de cada uno de los nuevos pictogramas de las etiquetas de productos peligrosos:

pictogramas etiquetas productos peligrosos

  1. Peligro grave para la salud: Puede ser mortal en caso de ingestión y penetración en las vías respiratorias. Puede perjudicar a determinados órganos, a la fertilidad o al feto. Puede provocar cáncer, defectos genéticos, síntomas de alergia o asma o dificultades respiratorias en caso de inhalación.
  2. Peligro para el medio ambiente: Es tóxico para los organismos acuáticos, con efectos nocivos duraderos.
  3. Peligro para la salud: Puede irritar las vías respiratorias, provocar somnolencia, vértigo o reacción alérgica en la piel. Provoca irritación ocular grave e irritación cutánea. Es nocivo en caso de ingestión, de inhalación y en contacto con la piel. También es nocivo para la salud pública y el medio ambiente por destruir el ozono estratosférico.
  4. Comburente: Puede provocar o agravar un incendio o una explosión.
  5. Explosivo: Es explosivo. Peligro de explosión en masa o de provocar onda expansiva.
  6. Inflamable: Es un gas, aerosol, líquido o sólido inflamable.
  7. Gas a presión: Contiene gas a presión o gas refrigerado, que puede provocar explosión en caso de calentamiento o quemaduras y lesiones criogénicas.
  8. Corrosivo: Puede ser corrosivo para los metales. Provoca quemaduras graves en la piel y lesiones oculares graves.
  9. Toxicidad aguda: Dependiendo del producto concreto que contenga, es mortal o tóxico en caso de ingestión, inhalación o en contacto con la piel.

Estos pictogramas tienen equivalencias con los rombos de color naranja que se utilizaban hasta ahora y que seguirán estando vigentes hasta junio de 2017.