• English
  • Français
  • Català
  • English
  • Français
  • Català

etiquetas aceite de oliva

La nueva legislación europea sobre etiquetado de alimentos (de obligado cumplimiento desde diciembre de 2016) ha hecho que las etiquetas de los productos envasados ofrezcan una mejor y más clara información. En este caso, nos fijamos en el etiquetado del aceite de oliva, un producto para el que elaboramos gran cantidad de etiquetas en Grupo Lappí.

Ahora las etiquetas de aceite de oliva ofrecen datos más detallados y han eliminado la información que podía ser confusa, como por ejemplo la referente a la acidez. Este dato sólo puede incluirse si se añaden los niveles de peróxidos, ceras y absorbancia en el UV del producto. En caso contrario, está prohibido.

En cambio, es obligatorio incluir en las etiquetas una tabla con la información nutricional. Esta tabla deberá incluir obligatoriamente el valor energético y otros 6 nutrientes expresados en cantidades por cada 100 gramos o 100 ml. de producto. Deben aparecer por este orden:

  • Valor energético
  • Grasas totales
  • Grasas Saturadas
  • Hidratos de carbono
  • Azúcares
  • Proteínas
  • Sal

Otro dato obligatorio en las etiquetas de aceite de oliva es el tipo de aceite del que se trata. En el mercado podemos encontrar cuatro categorías diferentes. En cada caso, deberá estar especificada en las etiquetas de los envases, tanto la denominación como su texto descriptivo, como se indica a continuación:

  • Aceite de Oliva Virgen Extra: “Aceite de oliva de categoría superior obtenido directamente de aceitunas y sólo mediante procedimientos mecánicos”.
  • Aceite de Oliva Virgen: “Aceite de oliva obtenido directamente de aceitunas y sólo mediante procedimientos mecánicos”.
  • Aceite de Oliva: “Aceite que contiene exclusivamente aceites de oliva que se hayan sometido a un tratamiento de refinado y de aceites obtenidos directamente de aceitunas”.
  • Aceite de Orujo de Oliva: “Aceite que contiene exclusivamente aceites procedentes del tratamiento del producto obtenido tras la extracción del aceite de oliva y de aceites obtenidos directamente de aceitunas” o “aceite que contiene exclusivamente aceites procedentes del tratamiento del orujo de oliva y de aceites obtenidos directamente de aceitunas”.

Además de esta información obligatoria, podemos encontrar otros datos en las etiquetas de aceite de oliva. En este caso dependerá del productor, que puede incorporar voluntariamente más información. Por ejemplo, la de cantidad de grasas poliinsaturadas, beneficiosas para reducir el colesterol.

Por tanto, a la hora de fabricar las etiquetas para los envases de aceite de oliva, hay que tener en cuenta que el diseño debe incluir toda esta información obligatoria. Así el consumidor sabrá en todo momento lo que está consumiendo exactamente.