• English
  • Français
  • Català
  • Português
  • English
  • Français
  • Català
  • Português

impresión de etiquetas

En el proceso de impresión de etiquetas, la elección del soporte sobre el que se van a realizar las mismas es fundamental. El tipo de material empleado determinará el resultado final de nuestras etiquetas. Por ello, en Grupo Lappí contamos con una gran variedad de materiales entre los que nuestros clientes pueden elegir a la hora de fabricar las mejores etiquetas para sus productos.

Aunque las posibilidades son infinitas, os describimos a continuación algunas de las variedades en soporte papel más utilizadas y sus características.

El papel estucado, también llamado papel couché, es una de las opciones más comunes para la impresión de etiquetas adhesivas y etiquetas de cola. Este tipo de papel tiene un acabado liso y de tacto satinado que proporciona excelentes resultados tanto en su terminación brillante como satinada y mate. Existen múltiples variedades técnicas para cada una de las aplicaciones a la van destinadas las etiquetas, desde papeles resistentes a la humedad, a las grasas, etc.

Los papeles no estucados tienen una superficie más rugosa y, por tanto, más absorbente que los estucados. Otorgan a la etiqueta un aspecto más natural. Se emplean tanto para las impresión de etiquetas adhesivas como para las etiquetas de cola. Permiten múltiples acabados especiales para convertir la etiqueta en etiquetas Premium o de alto valor. Existen también en múltiples calidades técnicas para las distintas aplicaciones, especialmente para las sectores del cava, vinos, aceites, etc.

Además de estos materiales más comunes, trabajamos en la impresión de etiquetas con otros muchos papeles más especiales, como son el papel perlado, el de alto brillo, el papel metalizado, el de imitación a madera, a corcho o papeles de colores. Todos ellos son muy demandados para elaborar etiquetas de gran calidad o etiquetas premium.

Existen también papeles con texturas como el papel verjurado, un papel de gran calidad que presenta pequeñas irregularidades en líneas o tramas de diferente grosor en la superficie, las cuales le aportan un aspecto rústico muy interesante. Otro ejemplo es el papel gofrado, que puede presentar distintos tipos de relieve. Todos ellos, tanto en acabados estucados como no estucados, son los papeles más clásicos que aportan valor añadido a las etiquetas que se fabrican con ellos.

Además de estos papeles, en Grupo Lappí ofrecemos a nuestros clientes otros materiales con los que fabricar etiquetas, como es el caso de los plásticos y films para elaborar etiquetas envolventes y sleeves, además de etiquetas adhesivas y etiquetas de cola. Hablaremos sobre ellos en otro de nuestros posts.