• English
  • Français
  • Català
  • Português
  • English
  • Français
  • Català
  • Português

etiquetas sector aceite

El trabajo de Grupo Lappí en torno a las etiquetas para envases de aceite de oliva ha ido evolucionando a lo largo del tiempo. Y lo ha hecho para adaptarse a los cambios de un sector que ha llegado a convertirse en buque insignia de la economía nacional.

En los últimos 15 años el sector del aceite de oliva —muy especialmente el del aceite de oliva virgen extra— ha sufrido una profunda transformación. El posicionamiento del aceite español en los mercados internacionales ha ido avanzando hasta llegar a destinar el 65% de la producción nacional a exportación.

La exportación de aceite envasado supera ya a la del aceite a granel, lo que ha tenido repercusión tanto en el packaging como en las etiquetas. Y es que, en el marco del comercio internacional, los productores ponen cada vez más interés en diferenciarse de la competencia para incrementar sus ventas.

Lo mismo sucede en el mercado nacional, donde continúa creciendo el número de referencias, variedades y marcas. Existe una gran competencia, de ahí la preocupación por la diferenciación. Aquí es donde cobran importancia las etiquetas: se busca la innovación, una mayor calidad, etc. para destacar en el lineal de venta.

Por todo ello, la evolución en el trabajo de impresión de etiquetas de Grupo Lappí para este producto comienza con un cambio de materiales. El objetivo es evitar la mancha de grasa que se produce cuando una gota de aceite cae sobre la etiqueta. Durante años, ésta ha sido —además del precio— la preocupación principal de los envasadores. Se pasa, por tanto, del papel estucado básico con diseños simples a un material antigrasa y se empiezan a realizar diseños más sofisticados.

Además, para el aceite de oliva virgen extra de exportación, la tendencia empieza a ser el envase de vidrio. En este sentido, el sector del aceite va evolucionando en la misma dirección que el sector del vino. Este cambio implica pasar de la tradicional etiqueta de cola a la etiqueta adhesiva. Este tipo de etiquetas se realizan con polipropileno, un material que cubre la necesidad antigrasa y ofrece múltiples posibilidad de innovar en el diseño gracias a su transparencia.

Otro cambio ha sido, como ha ocurrido en el sector de vino, el desarrollo de etiquetas para el aceite de oliva virgen extra con materiales antigrasa en papeles de alto valor añadido, papeles con texturas, naturales, etc.

El paso a la utilización de etiquetas adhesivas permite además incorporar nuevos elementos de diseño mediante la aplicación de estampings, relieves o barnices serigráficos que, añadidos a la impresión tradicional mediante offset o flexografía, dignifican la etiqueta.

No hay que olvidar tampoco la tecnología de las etiquetas sleeves que permite un diseño a 360 grados y que empieza a incorporarse también al sector, marcando una clara diferenciación.

Aunque en el volumen global aumentan las referencias de exportación, se empieza a reducir el tamaño de las tiradas, ya que aumenta el número de referencias por motivo de requisitos legales de los países de destino (información nutricional, identificación del distribuidor, etc.) En este sentido, la impresión digital ofrece costes muy competitivos frente a los sistemas tradicionales. Además, permite incorporar a las etiqueta promociones, datos variables, etc.

En Grupo Lappí disponemos de la tecnología y los conocimientos para todo este tipo de aplicaciones, desde las etiquetas convencionales a las más sofisticadas etiquetas adhesivas. Todo ello avalado por nuestra experiencia en el sector del vino, así como en el sleeve y en la impresión digital de promociones. Por ello podemos estudiar la mejor solución para cada aplicación.